La deuda externa, la pensiones y el PP

pensionistas

La deuda externa bruta Española está en 1,92 billones de euros, lo que representa el 170% del PIB, en pocas palabras palabras, España requiere de  25 años para reducir la deuda exterior a un nivel aceptable. Todo esto se debe principalmente al elevado endeudamiento exterior, de acuerdo con las cifras de Europe G, el 52,3% del desequilibrio exterior se debe al sector público, cuando en 2008 apenas representaba el 20,5%, es decir el doble.

Los pagos en que debemos incurrir para pagar la deuda son inmensos y quitan de las arcas del estado. Esta deuda coloca a España como unos de los países del mundo con mayor deuda externa. La deuda pública  Española ha crecido en el segundo trimestre de 2017 unos 10.180 millones de euros y se encuentra aproximadamente en 1.138.899 millones.

Todo esto significa que España tiene que asignar mucho más dinero para el pago, dejar de invertir en el país. La inversión que hace el estado tiene una importancia vital para el crecimiento del país.

Para poder cubrir los pagos de la deuda externa, debería subir los impuestos, pero todos sabemos que esto no tiene recorrido alguno con el PP. El PP se la ha pasado una legislatura completa hablando de bajar los impuestos( la verdad es que los ha subido).

Si no puede subir los impuestos y la recaudación no aumenta, cosa que ya se ha visto a pesar del crecimiento económico del 3%, no queda otra que recortar. Todos sabemos donde deberá recortar, donde siempre; la educación, seguridad social, , desempleo, sanidad y las pensiones. 

El gobierno ya nos había indicado que se apoyaría en el crecimiento para mejorar la vida de los españoles, la realidad es que el crecimiento no llega a todos los españoles. Los salarios continúan siendo muy bajos,lo que le impide recaudar más, así mismo, las empresas no se han visto afectadas con tener que pagar más impuestos, por lo que sigue todo tal cual como antes de la crisis.

El paro ha bajado,  eso es cierto, pero la precariedad laboral ha subido exponencialmente, los salarios son muy bajos, lo que no le permite recaudar más, sino , todo lo contrario. Antes de la crisis, ganar 1.000 euros era considerado un salario bajo,  hoy en día, 1000 euros es una meta a alcanzar para muchos en España. “Es muy difícil llegar a fin de mes ganando 700 euros”. Con sueldos tan bajos, la seguridad social no consigue recaudar más dinero para las pensiones y no le queda que sacar dinero de la caja, aumentando la presión sobre la deuda.

Todo esto a Rajoy no le sienta bien, ya que la presión por parte de la oposición es muy fuerte para quitar su reforma laboral. Encima de todo esto el número de pensionistas alcanza un nuevo máximo histórico al superar los 9,52 millones.

Veamos, el paro sigue muy pero muy alto, los salarios son muy bajos con la ayuda de la reforma laboral la precariedad laboral se ha instalado y el gobierno no quiere quitar la reforma laboral.

Una de las grandes ideas por parte de Rajoy va encaminada a motivar el sistemas privados de ahorro para la pensiones, que tiene sentido para una persona de derechas, pero ningún sentido para alguien que gana 700 euros o 1.000.

Todo esto es una locura, el gobierno nos ha vendido la recuperación como algo tangible, no obstante, no conseguimos bajar el paro , el paro juvenil, recaudar para las pensiones y los recortes continúan. 

Así de desconectado está el gobierno de la realidad que impera en España. El número de pensionistas aumentan, ya que el crecimiento de la población continúa siendo bajo. 

Que opciones tiene el gobierno para evitar bajar las pensiones? 

Los jubilados perderán un 7% de capacidad adquisitiva en los próximos cinco años y la fórmula actual supondrá la congelación efectiva durante un periodo indeterminado de tiempo.

El PP ya había congelado las pensiones, dejando la subida del 0.025%, que es inferior al IPC, por lo que han perdido poder adquisitivo, así mismo, ha subido la edad de jubilación, olvidando que pasado los 55 años encontrar trabajo es una quimera. Por otra parte no olvidemos que el Fondo de Reserva de la Seguridad Social se quede vacío en 2017. Este fondo tenía 66.000 millones de superávit, una golosina para el PP que no se le ha podido resistir y le ha hincado el diente dejándolo tocado, por no decir vacío.

De continuar la misma senda, lo más seguro será llamar nuevas elecciones, pasar a la oposición y desde allí acusar al nuevo gobierno de los problemas de las pensiones.

IberoMagazine

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


CAPTCHA Image
Reload Image