Religión en los colegios Españoles

colegios

La asignatura de religión en España no está exenta de controversia y muchos grupos llaman para modificar el contenido de la misma. Para comenzar debemos recordar que España es un país laico, por lo que la enseñanza de la religión no es obligatoria, no obstante, enseñar religión  no es una mala idea. Hasta aquí todo bien, pero en España la asignatura de religión  es la materia en que se formaliza la educación religiosa católica que se imparte en los centros educativos de enseñanza primaria y de enseñanza secundaria en España.

A simple vista esto no concuerda con un estado laico, es más, a simple vista el gobierno tira a ayudar a al religión católica por sobre las otras, ya que en esta asignatura, no se enseñan otras religiones, que entendemos que debería, además de la católica.

Si bien es cierto el mayor apoyo a tener religión proviene de los grupos de derecha, no hemos visto a otros partidos políticos  que lleven el tema al tribunal Constitucional, con el fin de quitar la educación de religión católica, como creemos que correspondería. 

Un buen ejemplo de esto es Francia. Al tratarse de un Estado laico esta asignatura no existe en los centros públicos, ni la República paga profesores de esta asignatura en ningún nivel.

Hemos podido comprobar que no existe verdaderamente un problema en la sociedad española con la enseñanza de religiones en este tema, es decir, si en este ramo se pudiese estudiar varias religiones, entender sus creencias y ritos, sería provechoso para los alumnos. Como bien se dice, la cultura no ocupa espacio en nuestros cerebros. 

Lógicamente la Iglesia católica se opone a que se enseñen religiones en su clase y desea mantener la forma en que se ha estado haciendo. No les culpamos, entendemos que aquellas religiones que no se enseñan terminan olvidándose. También existe este sentimiento de que si a los alumnos se les enseña diferentes religiones, los alumnos tenderán a creer en religiones que sean más modernas o de moda en algunos casos, alejándose de las religiones “oficiales”.

 

religion

Por otro lado existen colectivos que se oponen frontalmente a la enseñanza de religiones, dejando a la religión como algo a nivel personal. Las enseñanzas religiosas varían, incluso de una ciudad a otra, tanto por motivos espirituales, como sociales y tendencias que se van dando en la medida que pasa el tiempo. Podemos encontrarnos con pacifistas puros a radicales que buscan el martirio.

Además, podemos se puede argumentar, que no existe una religión común capaz de crear cohesión social. En el mundo de hoy, las religiones dividen, no unen.  El papel de cohesión social asignado a la religión por los primeros sociólogos clásicos, no es funcional cuando la pluralidad de visiones religiosas y seculares son conflictivas o incompatibles. El mejor ejemplo es el caso de los homosexuales que son tratados por la mayoría de las religiones como gente enferma que traen el mal a sus sociedades.

Los niños que dan señales de amaneramiento o ambigüedad sexual son traumatizados de por vida.  Sus compañeros los aíslan y torturan con epítetos y persecuciones que en inglés se conoce como bullying.   El sufrimiento de estos niños es motivo de escrutinio público en los Estados Unidos donde muchos han optado por el suicidio.

Otro aspecto clave es la enseñanza de la sexualidad en los colegios, que sin lugar a dudas un tema tabú para la mayoría de las religiones, es decir, no desean que sea enseñada o lo sea de forma sesgada, para que se ajuste a sus creencias. Es necesario educar para que las mujeres no sean vistas como símbolos sexuales y de conquista de los varones; para cambiar la división sexual del trabajo y promover una paternidad responsable; y para desmantelar el modelo actual sexista de los roles de la sociedad.

El culto a la Virgen María se fundamenta en dos modelos que mantienen a la mujer subyugada y obediente: virginidad antes del matrimonio y maternidad forzada sin anticonceptivos por el resto de su vida fértil. Valoriza la membrana del himen por encima de los valores de su carácter , algo común con el simple uso de un tampón higiénico. Por otra parte, reduce el valor de la mujer a su rol materno, negándole el uso de anticonceptivos para forzarlas a llevar a término embarazos peligrosos o indeseados.

Para aquellos que si desean la enseñanza, nos indica que el olvido y la ignorancia de la religión podría tener consecuencias catastróficas para la cultura en general y la memoria colectiva  y puede producir que sea conducida por fanáticos que la utilicen como arma arrojadiza. Por estos motivos es esencial que se enseñe correctamente. 

 

IberoMagazine.com

This article has 2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


CAPTCHA Image
Reload Image