Violencia contra la mujer

mujer

De acuerdo con Amnistía Internacional,  el Observatorio del Consejo General del Poder Judicial indica que en 2016 se presentaron 142.893 denuncias en los juzgados de violencia contra la mujer, de las que 58.299 fueron sobreseídas, el 40,8%. Las personas condenadas por violencia contra las mujeres en ese mismo año fueron 15.871. Si las ponemos en relación con el total de denuncias presentadas, estamos hablando del 11,1%. En 2016 se solicitaron 26.635 órdenes de protección a instancia de las propias víctimas, sin embargo, el 37,8% fueron denegadas (10.110).

Cualquiera en su sano juicio interpreta esto número como una guerra declarada contra la mujer. La violencia contra mujeres y niñas es una violación grave de los derechos humanos. Su impacto puede ser inmediato como de largo alcance, e incluye múltiples consecuencias físicas, sexuales, psicológicas, e incluso mortales, para mujeres y niñas.

“Cada día mueren en promedio al menos 12 latinoamericanas y caribeñas por el solo hecho de ser mujer”.

Toda esta violencia hacia la mujer tiene algún motivo?

-Problemas psicológicos

-Algún tipo de frustración sexual

-Haya recibido algún tipo de abuso en su niñez

-Se sienta presionado por algún aspecto emocional

-Tenga dependencias hacia el alcohol o las drogas

-Machismo

Pese a todas estas razones, NINGUNA puede justificar el ataque violento de un hombre hacia una mujer. Las mujeres callan al ser maltratadas por miedo a sus esposos y porque hay veces que ellos mismos las amenazan para que no digan nada.

“La violencia doméstica se desarrolla en un contexto cultural patriarcal, donde el control y sometimiento de la mujer, especialmente dentro de las relaciones de pareja, ha sido no solamente tradicionalmente tolerado, sino legitimado y que, a pesar de las actuaciones y reformas legales llevadas a cabo en España, siguen aflorando en nuestra sociedad”.

 

La violencia contra las mujeres es estructural. La violencia no se debe a rasgos singulares y patológicos de una serie de individuos, sino que tiene rasgos estructurales de una forma cultural de definir las identidades y las relaciones entre los hombres y las mujeres. La violencia contra las mujeres se produce en una sociedad que mantiene un sistema de relaciones de género que perpetúa la superioridad de los hombres sobre las mujeres y asigna diferentes atributos, roles y espacios en función del sexo.

El machismo es una vertiente del sexismo o prejuicio sexual, que se expresa por lo regular, de manera inconsciente en la mayoría de las sociedades humanas. Este sistema de creencias o ideología clasifica por grados de superioridad e inferioridad a los seres humanos según el grado en que actúan; esta clasificación se hace de acuerdo a las expectativas supuestamente “esenciales”, “naturales” o “biológicas” de lo que representa ser un “verdadero hombre” o una “verdadera mujer”.

El  androcentrismo (el varón como centro), y se manifiesta con una actitud de desprecio y discriminación hacia la mujer. Ideológicamente sostiene que el varón es superior y la mujer debe estar sometida al mundo masculino. No hay base sostenible para dicha idea; por lo tanto, se trata de una construcción cultural.

Una clara fuente de machismo proviene de la parte religiosa del ser humano. La religión es uno de los aspectos formativos y culturales más importantes a la hora de fomentar el machismo. Muchas religiones promueven interpretaciones de la realidad donde la mujer es vista como “la mala” o “la pecadora” que tienta al hombre y contamina el universo, y otras expresiones que sólo sirven para denigrarla.

Si bien es cierto España ha honestamente intentado cambiar las legislaciones  para adecuarlas a esta realidad aún no son suficientes. Se debe atajar el machismo por todas las partes posibles y denunciar o ilegalizar a las religiones que lo utilizan. No es posible permitir que se enseñe el machismo bajo ningún punto de vista.

Iberomagazine

This article has 4 Comments

  1. Sencillamente, la mujer debe de cambiar y perder los miedos y cierta creencias religiosas en valorar al varón más que la hembra,llevandolo en su inconsciente ancestral.
    En que cuando tenga hijo varón, en tratalo a igual que la hija, teniendo los dos los mismos derechos, deberes y oportunidades.
    No es que culpe a la mujer, solo quiero decir lo que dice Enric Corbera,Psicólogo bruce lipton biólogo, en el Poder de las madres.
    Desde siglos,las instituciones,religiosas, políticas y militares,han marginado a la mujer,porque sabían el poder que tiene cuando se de cuenta y pierda los miedos ancestrales,ya que pueden educar y transmitir emociones, pensamientos y deseos a los hijos desde el útero.
    Saludos.
    Enric

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *