Condiciones laborales en España, a peor.

laborales
Trabajo de mala calidad y mal pagado

De acuerdo con un informe de la Fundación de Estudio de Economía Aplicada(FEDEA), España lidera el ranking Europeo de trabajo temporal. Producto de la última reforma laboral aprobada a mediados de los años 80, la tasa de temporalidad explotó, alcanzando un máximo con la burbuja inmobiliaria. Ninguna de las numerosas reformas aprobada desde entonces consiguió aliviar este problema del trabajo de forma significativa es más se entiende que la Reforma Laboral del PP, ha fomentado este tipo de trabajo. Nos preguntamos cómo es posible que España sea considerado el país terminó con uno de los peores mercados laborales del mundo.

“España puede jactarse de tener el peor mercado de trabajo del planeta”, dice Javier Díaz-Giménez, profesor de economía en IESE Business School. “Es muy difícil encontrar mercados laborales que hayan podido romper la barrera del 20% de desempleo tres veces en los últimos 30 años”. En un país con una tasa de desempleo que excede el 18% de la población activa, y que ha sido golpeada por años de crisis económica, no es raro que cualquier oferta de trabajo en España reciba cientos de solicitudes. Las condiciones laborales solo han ido a peor, los salarios son muy bajos y el gobierno no se da por enterado que debe ayudar a la mejora de las condiciones laborales.

El desempleo en España es tan alto en parte debido a las fuerzas locales particulares que han existido durante décadas. Marcel Jansen, un experto en mercados laborales de la Universidad Autónoma de Madrid, señala que el desempleo por encima del 20 por ciento no es poco común en España. De hecho, ha estado en ese nivel en tres períodos desde la transición de España a la democracia en los años setenta. Y, ominosamente, desde el pico de la tasa de desempleo anterior en la década de 1990, tomó 14 años para que se reduzca a un nivel europeo más amplio.

Los economías culpan a las condiciones laborales españolas, Una de las causas de la alta tasa se incrustó en el mercado laboral español durante los últimos 40 años. Una proporción significativa de los trabajadores de España emergió de los años de la dictadura con una seguridad de trabajo blindada. Muchas de esas protecciones permanecieron, dijo Jansen, pero gran parte de las nuevas contrataciones en la era democrática se llevaron a cabo a través de contratos de trabajo temporales. Justo antes de la crisis financiera de 2008, alrededor de un tercio de los trabajadores de España tenían contratos temporales, muy superiores a la media europea.

Los españoles duermen menos horas y trabajan más días que sus vecinos europeos, pero son menos productivos. Al mismo tiempo, España no logra atraer talento extranjero, mientras que decenas de miles de jóvenes españoles bien educados se dirigen al extranjero en busca de trabajo. El país también tiene una de las tasas de deserción escolar más altas de la UE y una cultura de trabajo hostil a las necesidades de las familias con niños pequeños. Mientras tanto, su tasa de natalidad se está acercando rápidamente a ser negativa a medida que la población envejece. La precariedad laboral en España ha venido a quedarse por mucho tiempo, si no se cambian las actuales condiciones de trabajo. No son poco los que opinan que con el tiempo el trabajo se convertirá el un objeto de lujo que muy pocos tendrán y que la gran mayoría vivirá de ayudas sociales que tan solo servirán para el máximo mínimo posible, si los gobiernos no entienden que primero son las personas y luego el dinero.

Durante mucho tiempo ha sido un cliché que España es un gran lugar para vivir, pero un país terrible para trabajar, y en los últimos cinco años, cuando la crisis económica se ha profundizado, muchos de los que tienen la suerte de tener un trabajo se encuentran trabajando más duro , a menudo por salarios más bajos y con menos recursos, mientras sus empleadores luchan por una mayor competitividad. Si bien es cierto que las cifras oficiales para el número promedio de horas de trabajo han disminuido en los últimos años, a 1.699 por año, este número sigue siendo significativamente más alto que en Alemania (1.362) o en Francia (1.489).

Las empresas españolas están contratando, pero casi todos los trabajos son temporales y mal pagados. Es probable que deprima la productividad y desaliente a los nuevos empleadores que podrían ofrecer empleos estables y mejor pagados … “. Con salarios tan bajos y pocas horas de trabajo, el estado no consigue hacer caja para las pensiones, la seguridad social, infraestructuras, o la educación.

Es normal pensar que un nivel tan alto de desempleo, que pesa sobre las familias durante tanto tiempo, habría causado que el país se resquebraje por ahora. El número de desempleados es mucho más alto que el de otros rezagados económicos como Italia (11 por ciento) y Portugal (12 por ciento).  Ciertamente, parte del desempleo en España es exagerado porque algunos trabajadores tienen empleos en negro. 

Este problema lleva tanto tiempo de esta forma que no es casualidad que muchos se pregunten cómo es posible que no se solucione, tal vez los políticos españoles no están a la altura.

La política actual exige una mayor liberalización del mercado del empleo, indican los empresarios y el actual gobierno, es decir, precarizar aún más el actual sistema más y más. 

Aún así, las autoridades españolas dijeron recientemente que no esperaban que la tasa de desempleo cayera por debajo del 15 por ciento hasta 2019. Y está la cuestión del desempleo juvenil en el país (los menores de 25 años): un 45.5 por ciento es incomprensible e inasumible. “Es lo que hay”.

“Spain is different”

 

IberoMagazine

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *