El estado de la izquierda española, un desastre.

Psoe

No hay muchas certezas en la vorágine de la política española en estas fechas, pero hay una: que la izquierda, al menos por ahora, es una fuerza dividida. Mientras tanto, el recién llegado Unidos Podemos, habiendo superado  su propia crisis de identidad,  no ha sido capaz de capitalizar el surgimiento del sentimiento contrario al actual gobierno que lidera Mariano Rajoy.

Quizás la única otra certeza es que la fragmentación y las luchas internas de izquierda no pueden tener lugar en la República española. La realidad es que esto no es ninguna sorpresa, lo que si es una sorpresa es que Podemos e izquierda Unida se han aliado de forma permanente y tranquila y están aunado fuerzas, pero no consiguen que el Psoe se una a ellos para hacer frente común.

Por otro lado la crisis Catalana tampoco está ayudando a la izquierda según los últimos sondeos, sino todo lo contrario,  a la derecha. Inés Arrimadas(cidadanos) podrían ganar las elecciones del 21 de Diciembre en Cataluña.

¿Alguien en España puede explicar exactamente qué está pasando con el Psoe?

 Su desconcierto es comprensible. Es como si el infierno se hubiera desatado en el partido socialista español de 137 años de antigüedad, que está amargamente dividido en formas que recuerdan el cisma actual en el Partido Laborista británico. La organización reconoce al secretario general, Pedro Sánchez, como su líder  pero hasta hoy no todos comparten está opinión en la parte ejecutiva del partido .  Sánchez, con el apoyo de la otra mitad del Psoe está intentado ganar terreno y apoyos a la causa, que es mantener al Psoe vivo.  Fuera del edificio, una placa recuerda que en esta misma casa desapareció el fundador del Partido Socialista Obrero Español, Pablo Iglesias Posse.

Sánchez tiene dificultades para crear una alianza con Podemos desde hace ya bastante tiempo, producto de la oposición interna a dicha alianza, que es muy mal vista por la cúpula conservadora del partido. Por otro lado, Sánchez y sus seguidores creen que los socialistas tienen el deber de oponerse al derecho, independientemente del costo. Podemos y, más polémicamente, con el apoyo de los partidos catalanistas independentistas que se oponen a algunos socialistas como lo están los conservadores.

Por otro lado Podemos tampoco ha sabido aumentar sus números, a pesar de la debilidad histórica del PP, la capacidad de su líder, Pablo Iglesias de atraer votantes está mermada. No ha sabido exponer de manera convincente qué es lo que pretende Podemos, al igual que aún no puede sacarse de encima las acusaciones sobre sus supuestos negocios con Irán y Venezuela, ambas naciones mantienen  relaciones comerciales, por lo que es absurdo que aún se le acuse de este tipo de cosas, la realidad es que  Podemos no sebe defenderse y ridiculizar a sus oponentes. Otro aspecto importante es que no ha conseguido convencer al Psoe de Sánchez que la unión hace la fuerza.

Podemos requiere de gente que sepa explicar y defender con fuerza los argumentos que han posibilitado a esta formación llegar  a ser una fuera política en España en tan corto tiempo. Podemos representa el cansancio de la izquierda, la falta de  acción de los líderes de izquierda por proteger y mejorar el actual estado de bienestar Español. Por lo tanto es vital que pongan comunicadores que sepan llegar a la gente, que sepan hacer pensar al electorado. Pablo Iglesias no ha terminado de convencer todo lo que debe, creemos por no insistir en las bondades del sistema que promueven, o en la defensa de nuestro sistema de bienestar actual.

El problema radica en la competencia que ambas formaciones tienen, competencia que demuestra falta de liderazgo por una causa común que es el beneficio de la sociedad española. Son muchas las cosas que están en juego y que son de una importancia suprema: Las pensiones, el sistema de bienestar español y su mejora, las leyes laborales, el medio ambiente y por sobre todo la justicia requiere de una reforma para despotilizarla. 

Los votantes de izquierdas se dan cuenta de lo que  está pasando con esta lucha y no es nada más que mantener en el poder al PP, que es justamente lo que no se desean.

En el fondo, aquí hay dos formas de entender el papel del partido socialista en España. Una opinión es el PSOE como un jugador en un sistema bipartidista con el Partido Popular Conservador (PP). Los socialistas no ganan esta vez, por lo que piensan que es justo dejar que venga su propio rival. Estas son las reglas que suscriben todos los partidarios de los sistemas bipartidistas, incluida la mayoría de los partidos laboristas y conservadores británicos. Sánchez, sin embargo, cree que el sistema bipartidista está roto. Una de las dos fuerzas en el centro (el partido Ciudadanos) y la izquierda (Podemos) han roto el viejo consenso. Esta mentalidad conservadora dentro del Psoe está destruyendo el Partido y puede terminar por crear un cisma que termine con el partido.

Tal como están las cosas es incomprensible que se los principales partidos de izquierda no se  unan en una coalición, tiene todo a su haber, el PP está en su punto más débil producto de tanto juicio por corrupción, hasta Ciudadanos se uniría a ellos, si pudiesen ofrecerle la bandeja con  el liderazgo de la derecha, tan solo hace falta mantener el actual estado de bienestar y limpiar las instituciones de  la corrupción que es corroe y puede terminar, de mantenerse tal cual está, con nuestra democracia.

IberoMagazine

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


CAPTCHA Image
Reload Image