El maltrato animal en España

maltrato animal

El británico Boris Johnson, miembro del parlamento británico, respalda las corridas de toros en España y dice que la prohibición es “política enloquecida”. Está claro que este señor no tiene idea de lo que pasa en España con sus animales y mascotas, aún peor, no tiene idea del sufrimiento a diario que deben soportar los animales que nos alimentan y acompañan, probablemente los ve como si fuesen un producto desechable sin derechos, como un plástico.

Con los datos del año 2016, podemos afirma que España, es el país de la UE con más casos de maltrato animal: 135.000, de los cuales 3.000  casos corresponden a  galgos empleados para la caza. La Guardia Civil  llevó a cabo más de 12,000 operaciones contra el abuso de animales en el transcurso de 2016, lo que resultó en unas 490 personas arrestadas o investigadas, dijo la fuerza en un resumen anual. Dijo que recibió 11.729 denuncias relacionadas con el bienestar animal, el alojamiento, la higiene, el transporte y las irregularidades relacionadas con la salud y otros documentos relacionados principalmente con perros, pero también incluía gatos, caballos, gallos y reptiles, así como vacas y ovejas.

Según la ley española, maltratar o abandonar animales domésticos ahora se castiga con una pena de prisión de 18 meses por los primeros delitos (sentencias de menos de dos años rara vez implican pasar tiempo tras las rejas) y penas de prisión de seis meses por una segunda ofensa.

Casos de abuso de animales, tortura continuada, atrocidades de todo tipo, fiestas nacionales y provinciales donde abiertamente se tortura a los animales son el pan de cada día  en los que muchos llaman las celebraciones de la crueldad  de los animales en España, es decir, el maltrato animal es institucional.

Los animales son, las criaturas más inocentes y amorosas del planeta. A menos que sean provocados, nunca dañarán intencionalmente a los humanos, por diversión o por cualquier otra razón, como los humanos dañan a estas criaturas confiadas y vulnerables, cuando y cuando lo deseen. Bajo etiquetas como la prueba de medicamentos para el avance en tratamientos para beneficio humano, los humanos aprovechamos indebidamente su posición superior para  usar animales.

Cualquier tratamiento de animales, que incluye la negligencia para cuidarlos de la forma en que necesitan ser cuidados, o que los causa daño, cae bajo la categoría de abuso animal.

Los estudios sobre las razones detrás de la crueldad con los animales han expuesto una serie de motivos por parte de los abusadores. Estos incluyen dar dolor y sufrimiento a los animales por algún beneficio específico o dañar a los animales por placer, apatía hacia el sufrimiento de los animales, etc, en pocas palabras  el maltrato animal es de enfermos mentales.

 

Tradición y tortura

"Hemos esclavizado al resto de la creación animal y hemos tratado a nuestros primos lejanos en pelaje y plumas tan mal que sin lugar a dudas, si tuvieran que formular una religión, representarían al Diablo en forma humana". - William Ralph Inge

El maltrato animal  y las tradiciones

 

España tiene un lenguaje hermoso, una cultura rica y variada, y una fascinante historia establecida por fenicios, africanos, celtas, cartagineses, griegos, visigodos, árabes y otros pueblos. Desafortunadamente, como casi todas las demás naciones y culturas, España tiene “tradiciones” de extrema crueldad hacia los animales que son fundamentales, según algunos pocos,  para su identidad cultural. Al igual que los italianos que decapitan a los gansos, los pakistaníes que atacan a los osos con los perros, los ingleses que cazan zorros, los canadienses que matan focas bebé y los estadounidenses que luchan con los gallos, muchos españoles son terriblemente crueles con los animales. En el peor de los casos, los españoles -y los tontos turistas que acuden a sus sangrientos ritos- pueden ser bárbaros sedientos de sangre, devotos dionisíacos que sucumben al éxtasis místico durante la tortura, el maltrato animal y la matanza de animales.

 

De todos los animales, el hombre es el único que es cruel. Él es el único que inflige dolor por el placer de hacerlo".
magazine_joe
Mark Twain​
Escritor

Uno asocia automáticamente el abuso de animales en España con las corridas de toros, pero las corridas de toros son solo una forma de crueldad hacia los animales que se presenta en las “fiestas” nacionales. A lo largo del año, hay de diez a veinte mil fiestas, y cada ciudad y pueblo tiene su propia patrona a la que honran con celebraciones prolongadas. Las fiestas pueden ser de naturaleza secular o religiosa, pero siempre implican tortura animal. Perversamente, las fiestas son más populares durante las fiestas religiosas y particularmente durante la Semana Santa, sin apenas una palabra de objeción por parte de la Iglesia Católica. Los españoles también se deleitan en rituales de crueldad hacia los animales el 4 de octubre, día de San Francisco de Asís, y marcan el 17 de enero, el día en honor a San Antonio Abad, patrón de los animales de España, con competencias de decapitación de pollos.

Lo que ha pasado este martes pasado en el congreso significa un avance real, el Congreso ha aprobado este martes por unanimidad que los animales dejen de ser considerados cosas y, en cambio, sean reconocidos jurídicamente como seres vivos, con el fin de acabar con el maltrato animal. Para el partido Popular  los animales son apropiables y objeto de comercio. “La relación de la persona y el animal, sea este de compañía, doméstico, silvestre o salvaje, es una relación de propiedad privada, si bien ha de ser modulada por la cualidad de ser dotado de sensibilidad sobre la que recae dicha propiedad”. 

La mayoría de las personas se relacionan con los animales como su fuente de alimento. Si bien el consumo de carne no puede clasificarse exactamente como abuso de animales, las personas asociadas con el comercio de animales para consumo humano tratan a los animales de la forma más cruel. Los animales en las granjas de cría viven en condiciones muy pobres en algunos casos horribles. No son alimentados adecuadamente o criados en condiciones antihigiénicas, o atendidos médicamente, es decir, vacunados, tratados por enfermedades o lesiones, etc. Los comerciantes son los menos molestos, ya que están más preocupados por sus ganancias, el egoísmo humano no tiene límites.

 

 

Iberomagazine

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *