Los Robots nos quitarán el trabajo?

robots

Si los robots nos quitarán nuestros trabajos. mejor que planeemos ahora, antes de que sea demasiado tarde

Para Amazon, la robótica ya es una realidad, un nuevo tipo de tienda de conveniencia se abrió en Seattle en enero. Los clientes entran, escanean sus teléfonos, recogen lo que quieren de las estanterías y se van de nuevo. En Amazon Go no hay cajas y cajeros.esto es  posible debido a una nueva generación de máquinas que pueden detectar qué cliente es qué y qué están sacando de los estantes. Dentro de uno o dos minutos del comprador que sale de la tienda, aparece un recibo en su teléfono para los artículos que han comprado.

No son solo Elon Musk y Bill Gates quienes están vueltos locos  por el auge de las máquinas invencibles. Sí, los robots pueden ser más astutos que nosotros y destruir a la raza humana. Pero primero, la inteligencia artificial puede hacer que muchas profesiones se vuelvan obsoletas para cuando mis hijos lleguen a los 20 años.

Esta ansiedad acerca de la automatización es comprensible a la luz del progreso espeluznante que las compañías tecnológicas han logrado recientemente en robótica e inteligencia artificial, que ahora es capaz,  de ir de  forma segura conduciendo un auto. Y la noción de que estamos a punto de dar un salto radical en la escala y el alcance de la automatización ciertamente concuerda con la sensación generalizada en Silicon Valley de que vivimos en un momento de innovación acelerada y sin precedentes. Algunos líderes tecnológicos, , están tan seguros de que este futuro sin trabajo es inminente -y, tal vez, tan cautelosos con las antorchas y las horcas- que están ocupados contemplando cómo construir una red de seguridad social para un mundo con menos trabajo. De ahí el repentino entusiasmo en Silicon Valley por un llamado ingreso básico universal, un estipendio que se pagaría automáticamente a cada ciudadano, para que las personas puedan tener algo en qué vivir después de que sus trabajos se hayan ido.

Esta idea pone a nuestros  empresarios muy nerviosos. La idea de pagar por tener robots seguridad social e impuestos, no agrada nada, ya que lógicamente bajarían las ganacias de sus empresas. Este tema es serio, los empresarios intentarán por todos los medios posibles que esto no pase y para ello lógicamente  crearán grandes grupos de presión para influenciar a nuestros comprables políticos para impedir que tal cosa suceda. Si llegan a triunfar, nos espera una era de desempleo y pobreza masivos

Los robots pagarán nuestra seguridad social e IRPF

La idea de un impuesto a los robots se planteó  en un borrador del informe al parlamento europeo preparado por el eurodiputado Mady Delvaux del comité de asuntos legales. Al enfatizar cómo los robots podrían impulsar la desigualdad, el informe propuso que podría existir una “necesidad de introducir requisitos de informes corporativos sobre el alcance y la proporción de la contribución de la robótica y la inteligencia artificial a los resultados económicos de una empresa a efectos de impuestos y contribuciones a la seguridad social.

La reacción del público a la propuesta de Delvaux ha sido abrumadoramente negativa, con la notable excepción de Bill Gates, que la respaldó”.

Si estas y otras innovaciones que desplazan el trabajo tienen éxito, los llamados a gravarlas se volverán más frecuentes, debido a los problemas humanos que surgen cuando las personas pierden sus trabajos, a menudo trabajos con los que se identifican estrechamente y para los que pueden haber pasado años preparándose. . Los optimistas señalan que siempre ha habido nuevos empleos para las personas reemplazados por tecnología, pero, a medida que la revolución de los robots se acelera, las dudas sobre qué tan bien funcionarán seguirán creciendo. Un impuesto a los robots, sus defensores esperan, podría ralentizar el proceso, al menos temporalmente, y proporcionar ingresos para financiar el ajuste, como los programas de reciclaje para los trabajadores desplazados.

Guste o no esto se nos vinee encima  y rápido.  Con la comunicación del 5G, los coches sin conductor serán una realidad y millones, tal como taxista, caminoneros, repartidores,  se quedarán sin trabajo. Esto será paulatino, pero será una realidad dentro de no mucho. El avance más descomunal no está en las máquinas (hardware), sino en el software, usando técnicas de inteligencia artificial: sistemas expertos, reconocimiento facial o de voz, o coches autoconducidos.

El tema de los coches autoconducidos es un gran tema, taxistas, repartidores, conductortes de autobuses  y caminoneros ocupan a una gran fuerza laboral, todos estos quedarán desempleados y tendremos que reubicarles en otras cosas.

En honor a la verdad hay que destacar que la automatización no es sinónimo de pérdidas de empleo. En otras palabras, los trabajos mismos no desaparecerán del todo; más bien, serán redefinidos.

Los robots también se encargarán de las tareas más repetitivas en profesiones tales como el derecho, con asistentes jurídicos y asistentes legales que enfrentan un 94% de probabilidad de tener sus trabajos informatizados. Según un informe reciente de Deloitte, más de 100,000 empleos en el sector legal tienen una alta probabilidad de ser automatizados en los próximos 20 años.

Los cocineros de comida rápida también enfrentan un 81% de probabilidad de que sus trabajos sean reemplazados por robots como Flippy, un ayudante de cocina que funciona con inteligencia artificial y que ya está lanzando hamburguesas en varios restaurantes de CaliBurger.

Debemos estar a tentos a los cambios, exigir a nuestros representantes políticos debatir el tema y principalmente dejarnos de ser militantes de izquierda o derecha, si no más bien personas críticas. Si no ponemos por delante nuestros intereses, los políticos los venderán al mejor postor rápidamente. Los paíes desarrollados cada vez más voces están evaluando la posibilidad de implantar una renta básica universal. Esta renta  la otorgaría el estado a todos sus habitantes, independientemente de cuáles pudieran ser las otras posibles fuentes de renta, y sin importar con quien convivan, es decir,  una renta que recibiría el individuo por el simple hecho de haber nacido.

Si tiramos todos juntos, puede terminar siendo algo que cambiará de forma positiva nuestras vidas y el sentido de las mismas, dejando a los robots hacer las deberes y nosotros dedicándonos a filosofar y disfrutar de la vida. La gente al final terminará desarrollando lo que les gusta y no como ahora, que muchos trabajan para pagar las facturas y no por gusto.

 

 

IberoMagazine

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


CAPTCHA Image
Reload Image