El Triunfo de la Derecha Radical

La Derecha radical llega al poder de la mano de Jair Bolsonaro

La Derecha Radical lo ha dejado bastante claro: Basil por encima de todo y Dios por encima de Todos ,con estas palabras abre Jair Bolsonaro su presidencia de Brasil, un claro guiño a los conservadores religiosos que le ayudaron a ser elegido presidente.

Esta frase va a dejar mucho que hablar y veremos sus efectos dentro de poco.

Si alguien tiene la culpa de todo, sin duda alguna, es la izquierda brasileña, que ha fallado en los controles de la corrupción. 

El discurso de Lula da Silva(hoy en prisión por corrupción), que prometió acabar con la corrupción, la violencia y la burocracia, no lo cumplió.

La corrupción es y ha sido el problema principal de Brasil. Producto de la corrupción  nacen todos los males del país.

Bolsonaro, con un discurso populista, xenófobo y homófobo ha conseguido llegar a la presidencia del país, para de una vez acabar con la corrupción, la burocracia y el socialismo, según él.

El pueblo brasileño ha olvidado las dictaduras de derechas que vivió el país durante años y ha elegido a este hombre de extrema derecha.

La utilización de la violencia como arma política por la derecha radical

La violencia por armas de fuego dejó 64.000 muertos el año pasado en Brasil. La derecha radical permitirá la comprar de armas a cualquier ciudadano, previo chequeo policial.

No tenemos ningún ejemplo  de que este tipo de políticas tengan un buen resultado, por el contrario,  está demostrado que esto será el principio en una carnicería aún peor .

Bolsonaro, entre muchas otras cosas,  busca aplicar la pena de muerte desde los 16 años, es decir, matar adolescentes legalmente.

Desde el punto de vista de la economía, comenzará a liberalizar la economía de manera drástica, así mismo, comenzará el proceso de venta de empresas estatales(los grandes capitales se frotan las manos).

La derecha radical va a aplicar el neoliberalismo  religiosamente y sus consecuencias se verán en la cantidad de gente que comenzará a dejar el país buscando una vida mejor.

El marcado perfil militar del gobierno, que lo componen varios militares, el propio Bolsonaro es capitán en la reserva, nos deja ver lo que se les viene encima.

Bolsonaro no tiene pelos en la boca, ha llegado a calificar a la izquierda brasileña como salvajes, el trato hacia el colectivo de  homosexuales, mujeres o la gente de raza negra va a peor y esto es solo el comienzo.

IberoMagazine

extrema derecha

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


CAPTCHA Image
Reload Image