Todos a votar el 28 de Abril

Finalmente Sánchez no ha podido convencer a los nacionalistas catalanes y estos no han votado su presupuesto. Llámame anticuado, pero creo que no puedes gobernar sin un presupuesto», dijo Sánchez a la prensa. «Hay derrotas parlamentarias que son victorias sociales, la gente ha visto el país que queremos», dijo en una defensa de su plan.

La oposición, visiblemente feliz,  ha celebrado estas elecciones como un triunfo. La oposición ha acusado a Sánchez de «vender España, traicionarla, pactar su desaparición y asociarse con los etarras para destruirla. Vamos que lo único que les faltó fue cagarse en su madre y sus muertos.

Estos argumentos, vertidos sin ninguna prueba, debieron haber sido denunciados a la justicia, ya que la traición está penada, pero la idea de estos insultos era utilizar el problema Catalán como arma arrojadiza, apelando al sentimiento español, España está en peligro y Sánchez se la quiere cargar.

Ningún otro argumento más, solo el argumento de la defensa de la patria, como si verdaderamente estuviese en peligro, cosa que no está ni por casualidad.

Pero este argumenten que usa la derecha cala, incentiva al nacionalismo español a defender lo que el estado ya defiende.  Esto les da votos a la derecha, ya que solo la derecha acusa al Psoe de esto, nadie más.

La caída de los partidos tradicionales, el socialista y el PP, la consolidación de fuerzas relativamente nuevas, Unidos Podemos y Ciudadanos, y el ascenso de la extrema derecha, Vox, abren la etapa electoral.

Así mismo, El pulso entre las fuerzas nacionalistas españolas y el nacionalista Catalán ha aumentado la tensión en la región, especialmente debido a la respuesta violenta del gobierno de Rajoy al referéndum que fue condenado en Bruselas.

Esto hace que la competencia por la derecha sea feroz, ya que por la izquierda, por muy raro que parezca, no existen dificultades para una unión de fuerzas.

El discurso de PP y Ciudadanos ha sido sin contemplaciones hacia Sánchez. Todo esto producto de la entrada de Vox, partido político al que todos llaman de extrema derecha. Vox ha influido claramente en los postulados de PP y Ciudadanos y en la medida que se acercan las elecciones creemos que harán más y más extremos.

Más que una democracia esto se está pareciendo más a un partidocracia, donde lo que verdaderamente importa es la supervivencia del partido.

La mejora de la vida de los españoles, bueno eso no parece ser algo muy importante. Lo que menos importa es la verdad, decía Aitor Esteban.

Triunfurán aquellos partidos o tendencias que logren movilizar a sus seguidores, sin lugar a dudas.

 

IberoMagazine

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *