Chile, el reino de lo privado

Chile es para la gran mayoría de partidos de derechas del mundo, todo un ejemplo. El país ha logrado lo que muchos sueñan, privatizar casi todo lo que se menea.

Desde las pensiones, pasando por la sanidad, parte de la educación, hasta el agua es privada.

Estamos hablando de servicios que son esenciales para la población. En un país donde la diferencia entre el que más tiene y el que menos es altísima. Estamos en el lugar 136.  Países como Zimbabwe o Liberia están en  mejores posiciones.

Si sumamos la banca privada y la justicia(hay que pagarla), nos encontramos con un panorama poco halagüeño para el ciudadano medio y para que hablar de aquellos que no tienen una situación económica decente.

Chile enfrenta, así mismo,  una multitud de problemas ambientales, tanto urbanos como rurales, que incluyen la contaminación del aire, el agua y el ruido, la eliminación de basura, la conservación de áreas silvestres y la degradación del suelo.

Según un estudio realizado por la organización sin fines de lucro Fundación Terram, las industrias de la minería, pesca y silvicultura son los principales culpables del deterioro medio ambiental.

Una democracia centralizada

Otro aspecto insólito es el sistema de gobierno. El país está totalmente centralizado en Santiago. Producto de ello mucha gente se ve forzada a emigrar a Santiago si desea encontrar buenos empleos o mejores oportunidades.

Mala calidad del aire. Más de seis millones de personas, casi un tercio de la población chilena, vive en la Región Metropolitana de Santiago.

La contaminación del aire o smog son de los problemas más visibles de Santiago.

Santiago posee un gran sistema de metro subterráneo, que además de limpio es muy eficiente, sin embargo para ir al norte de Chile, solo hay autobuses y aerolíneas, no hay tren, lo que sencillamente es imposible de entender.

La realidad es que solo hay dinero para Santiago, las provincias siempre obtienen lo que sobra.

La mayoría de los países más exitosos , tanto económicamente como de calidad de vida, han dejado el sistema centralizado y han pasado a un sistema más independiente y eficiente, como federal o de autonomías.

Estos sistemas permiten el mejor desarrollo y distribución de la riqueza del país. El mejor ejemplo de esto es España. Después de la muerte del dictador Franco(1975), derechista hasta los huesos)), el país adoptó el sistema de autonomías.
España se encuentra dentro de los 10 primeros países del mundo, tanto en calidad de vida como económicamente y pagan un 21% de IVA solamente.

En Chile llevamos mas de 200 años intentando ser un país desarrollado, sin lugar a dudas demasiado tiempo. Parte de este nunca llegar es sin lugar a dudas por el sistema centralista que tenemos. Solo crece Santiago, el resto muy pero muy lentamente.

Seguimos trabajando 45 horas a la semana, cuando en la gran  mayoría de los países desarrollados son 40 horas.

El gran negocio de los público

La sanidad y la educación no pueden ser un negocio y deben reflejar el nivel de desarrollo de un país.  Los países desarrollados lo demuestran con servicio públicos tanto de sanidad como educación de primera calidad.

Hacer negocios con la sanidad y la educación es obsceno.

En países como Dinamarca, los estudiantes universitarios reciben dinero del estado por estudiar, todos por igual. La preocupación del estado es que sus ciudadanos tengan todas las mejores posibilidades para crecer, no solo aquellos que por habilidad o por economía puedan permitírselo.

Un sistema que se basa el poder económico de su gente puede ser muy bueno, pero no es el caso de Chile.

Los grandes ganadores de este sistema privado son los empresarios y grandes conglomerados económicos, la gente, pues seguiremos siendo subdesarrollados por otros 200 años o más.

Lo importante es que la bandera sea cada vez grande y el 18 de septiembre el desfile militar sea más bonito y más chicha en las ramadas.

La realidad es que Chile es un país inmensamente rico, tanto en recursos naturales como en su gente. El principal motivo de nuestra falta de éxitos es en la forma en que nos organizamos, Esta solo cumple con llenar los bolsillos a los que más tienen y dejar desamparado a los menos tienen.

 

  Iberomagazine

 
 

This article has 1 Comment

  1. ¿Quién o quiénes pueden doblegar la mano al poder económico que existe en Chile?, creo que es imposible, los gobiernos de centro-izquierda siempre le han hecho un guiño a los grandes empresarios y los de derecha navegan a gusto por aguas paradisíacas gobernando a través de decretos (como el caso reciente de los medidores inteligentes)que todo el país sabe que es un negocio del primo del presidente, a pesar que este proyecto tenía otra intención que era ayudar a los más necesitados en caso de catástrofe natural, pasó al senado y se transformó en otro proyecto que favoreció a los empresarios de las eléctricas ..y así seguiremos por los siglos amén.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


CAPTCHA Image
Reload Image