¿Por qué la clase trabajadora vota a la derecha?

Cuando la clase trabajadora  confía en un liderazgo conservador de derechas, uno podría preguntarse por qué confían en los representantes de una clase propietaria adinerada que probablemente nunca los incluirá.

En la actualidad, existen en España un total de 428.000 millonarios, es normal entonces que esta gente vote a los partidos que defienden sus intereses, sin embargo, en España votaron cerca de 7 millones a partidos de derechas en las últimas elecciones.

Hay, en este caso, 6 millones de personas que han votado al partido equivocado o dicho de otra forma, han votado contra sus intereses. Con esto no me refiero que deberían haber votado a un partido de izquierdas, ya que en ocasiones, la izquierda se comporta como la derecha liberal. Me refiero a que deberían haber votado a un partido que les representara como clase social que son.

El diseño normal humano de felicidad es que tengas trabajo, salud y vivienda o tengas un ecosistema que te garantice la calidad de vida. Todo esto es muy bueno. El sueño del trabajador es tener un coche guapo, que nos feliciten por ello, una casa linda y grande, y serás más feliz si  te pareces a un rico. En una sociedad materialista donde cada día te muestran la vida del rico por la televisión es lógico que la desees. La derecha está todo el tiempo advirtiéndote que vienen a quitarte todo esto,  tu propiedad privada, tu libertad económica, de pensamiento y que solo ellos con sus recetas»liberales» pueden ayudarte. Cuando trabajador es parte de un partido de derechas liberal, justamente pone en riesgo este tipo de calidad de vida.

El Factor religioso

La religión suaviza el miedo a la muerte, libera de los sentimientos de culpa y es un componente de nuestra propia identidad. Pero la religión consiste en un sistema de rangos que exige sometimiento a superiores invisibles. De ahí, la carga de obligaciones y prohibiciones mediante las que los jerarcas religiosos se imponen a sus fieles. Por eso, el poder religioso suele andar aliado con el poder político. Y ambos se sustentan y necesitan mutuamente. Los poderosos se suelen aliar a los “hombres de la religión”. Como éstos se alían a los poderosos.

La izquierda no profesa estos valores religiosos , sino, todo lo contrario. Pero la derecha, no solo los abraza sino que los promueve y se mezcla con ellos. Un buen ejemplo de sto es la dictadura de Franco o la de Mussolini, donde el poder se mezcló con la religión, dando de esta forma una validez a su régimen. Franco era el caudillo por la gracia de Dios.

El aborto, el feminismo y la libertad de la mujer no son vistos por la religión como algo bueno, por tanto, en el discurso de la iglesia va a favor de partidos conservadores y sus fieles les siguen.

Es por tanto una obligación moral defender la fe y las creencias de la iglesia. Esta defensa recae en la gente y no en Dios. Lógicamente Dios no tiene necesidad alguna en ser defendido.

Cuidado que vienen los rojos

Ninguna revolución humana proviene de la nada, siempre existen motivos para que  sucedan. Ejemplos hay a espuertas, pero el principal de estos motivos es la situación económica. La revolución Francesa o la Rusa se debieron a situaciones de opresión de los ricos hacia los pobres.

El comunismo es el resultado lógico de una clase obrera cansada del abuso de los ricos hacia los pobres. No obstante, no podemos dejar de lado que estas revoluciones terminaron en sangrientas y se convirtieron en dictaduras. Dictaduras sangrientas eran también los reyes absolutistas o reyes en general, pero nadie repara en eso.

El miedo a que vengan los rojos es usado por la derecha para asustar a la clase obrera y esta se la cree, a pesar de que la dictadura sangrienta en España vino de la derecha y que con fecha de hoy aún no hemos podido sacarla del cuerpo.

Esperanza Aguirre dijo en una oportunidad que de elegir a Carmena como alcalde de Madrid, «Carmena creará un nuevo modelo de seguridad con jurados vecinales». Esperanza Aguirre ha criticado este modelo por lo que es: la puesta en marcha de los sóviets en Madrid.
Algo completamente ridículo y que no se llevó a cabo, pero es un buen ejemplo de ese miedo que la derecha»liberal» utiliza.

La derecha utiliza este tipo de mensajes para meter miedo a la gente. Gracias a este tipo de mensajes mucha gente vota por miedo a  que vengan los rojos a quitarles todo y convertirles en esclavos. Este sistema les ha funcionado muy bien  hasta  ahora, en el futuro entendemos que les seguirá funcionando de mil maravillas.

Iberomagazine

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


CAPTCHA Image
Reload Image