Albert Rivera gira a la derecha del todo

Albert Rivera y su partido Ciudadanos se encuentran en el medio de una tormenta perfecta. Toni Roldán, Javier Nart y el candidato asturiano Juan Vázquez han presentado su dimisión, pero la cosa no termina ahí, también Luis Garicano o Francisco Igea no paran de crititicar el giro del partido hacia la extrema derecha.

Todo ha comenzado con el señor Manuel Valls, candidato por Barcelona de Ciudadanos. Valls apoyó la investidura de Colau sin pedir nada a cambio, con el fin de evitar un alcalde independentista. Esto puso de los nervios a Albert Rivera, que estaba en total desacuerdo,  y que ha terminado con el divorcio público entre Valls y Rivera.

Valls fue directo al hueso y declaró;   “Ciudadanos era un partido liberal. Ahora pacta con una formación reaccionaria y antieuropea”.  Valls está en contra de la estrategia «irresponsable» de Ciudadanos al buscar  «el cuanto peor, mejor» sin plantear una alternativa en Cataluña. Valls se muestra favorable a que Ciudadanos facilite la investidura de Pedro Sánchez para evitar que los nacionalistas tengan más peso político.

Entre peor mejor

Uno no puede evitar pensar que Albert Rivera prefiere indepes en Cataluña a tener otro partido que no compre sus ideas. No falta quien afirma que sin el Proces, Ciudadanos no estaría donde está. Por tanto, es ideal mantener enemigos en el poder, de esta forma Ciudadanos sigue luchando contra aquellos que desean partir España.

Vamos que tiene sentido, es guapo salir en las televisiones defendiendo la libertad, la democracia, la constitución y la unidad de España. Abrazar la bandera  y sacar lazos amarillos denota sin lugar a dudas tenacidad, ahora, sus políticas son abiertamente liberales, lo que quiere decir privatizar, bajada de impuestos y favorecer los negocios que como todos sabemos estas medidas no significan una mejora para el ciudadano de a pie, sino, una mejora para los empresarios, corporaciones y ricos del país.

Ciudadanos ha venido a regenerar la vida política

Se puede venir a regenerar la política en Madrid pactando con el partido que tiene una inmensa cantidad de casos de corrupción en los juzgados?, la verdad es que no. Este camino va directamente en contra del sentido común, más aún sabiendo que la extrema derecha te va a apoyar. Al preguntarle a Inés Arrimadas sobre Vox,  Inés indicó que ella ve a Vox , como ultra conservadores y no  como extrema derecha.

Todo esto pasa justo cuando el portavoz de Vox en Murcia, Juan José Liarte tildara de “puta”, “tiparraca”, “embustera” y “filoetarra” a una ministra del Gobierno de España.

A simple vista Albert Rivera está completamente confundido. Un buen ejemplo de esto es que el colectivo LGTBI, ya no simpatiza con ellos y no quieren ver a Ciudadanos ni en pintura, al igual que el movimiento feminista.  Ciudadanos sigue sin entender los motivos de estos colectivos  para rechazarle, aún no es capaz de entenderlo, se muestra sorprendido.

A la derecha del todo

En la lucha por ganarle al PP, Ciudadanos se ha convertido en el PP, las diferencias que tenían ya casi no son diferenciables. Ciudadanos olvida que está intentando renovar la política de la mano del PP, partido que Ciudadanos retiró su apoyo producto de los casos de corrupción. Todo esto lo ha olvidado y se ha unido al PP quien a su vez está unido a la derecha extrema. Todo esto no tiene sentido alguno, es contradictorio y no se sabe cuál es la base para unirse al partido que ellos mismo han tildado de poco fiable y lleno de corrupción.

Entendemos que Ciudadanos ha perdido el norte, bueno, el sur el oeste y este también. Pensamos que ha llegalo la hora de sentarse a pensar y reflexionar, si es posible regenerar poniendo a los mismos que lo habían reventado todo. Como dijo Einstein, «No esperes resultados diferentes… si siempre haces lo mismo».

Iberomagazine

Albert Rivera

This article has 1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *