La Centro Derecha ha dejado de existir

centro derecha

La centro derecha había sido reclamada por PP y Ciudadanos y desde  hace tiempo existía una batalla entre ambos por liderarla. Estas elecciones deberían haber dejado claro cuál de las dos derechas iba a convertirse en la partido más votado por tanto liderar.  Pero las dos  derechas no ganaron las elecciones y esto lo ha cambiado todo.

El gran perdedor de estas elecciones ha sido Ciudadanos, que casi desaparece. El gran ganador ha sido Vox, han doblado sus escaños. El PP no pudo llegar a los 100 escaños y ha obtenido su segundo peor resultado en unas elecciones.

El panorama ha cambiado drásticamente, Ciudadanos casi ha dejado de existir, y ahora Vox y PP deben luchar por el liderazgo.

El tema es que Vox no es centro derecha. El PP tiene el problema de gobernar con Vox en varias provincias y si deja estas provincias está acabado.

Vox se ha percatado de esto y ha pasado al ataque frontal contra el Psoe y Podemos, a quienes acusa de ser el fin de la democracia. Hasta hace poco, la ausencia de un movimiento de extrema derecha era motivo de orgullo en España.

El partido ultranacionalista ha deshecho ese consenso. Vox, el nacionalismo en estado puro, ha clamado por la represión más fuerte posible de quienes buscan la independencia y, por el fin del federalismo y el retorno al centralismo, una involución en toda regla

 

Esto ha dejado a PP y a Vox como los partidos fuertes de la derecha, pero cuál derecha?
El haber ganado tantos escaños deja a Vox con la iniciativa y su discurso se ha endurecido al máximo, buscado conseguir más votantes del PP.
 
Esto deja al PP con miedo, tiene que resolver cómo puede pararle los pies a Vox o puede terminar como Ciudadanos. Por tanto su peor enemigo no es el Psoe sino Vox.
 
A diferencia de Francia o Alemania, donde los constitucionalistas rechazaron  negociar con los neofascistas, en España los otros dos partidos conservadores, el Partido Popular y Ciudadanos, se aliaron con ellos para formar gobiernos regionales, legitimándolos.
Al hacerlo, han roto un principio básico de la democracia española. Durante muchos años, la mayoría de los españoles condenó el franquismo.
 
Vox ha deshecho ese consenso, que muchos habían aceptado por conveniencia, y se propuso revisar lo que significa ser español.
 
La presión de Vox es tan grande que deja al PP en una posición débil, por tanto teniendo que endurecer su discurso aún más. Un buen ejemplo de ello fue pedir a Pedro Sánchez que renunciara habiendo ganado las elecciones. Así mismo, el PP ha indicado que de ninguna manera permitirá que el Psoe forme gobierno.
Para muchos el PP ya no es independiente, sino que compite con Vox con el fin de liderar la derecha. Esto a todas luces es un anuncio, la Centro derecha ha muerto y ahora todo es extrema derecha.
 
Enemigos de España
 
La entrada tan fuerte de Vox, deja al PP a contra pie. Si el PP demuestra el más mínimo deseo de negociar con el Psoe, se convierte en «derechita cobarde». El PP se ve forzado a endurecer sus discurso con el fin de no perder votantes. Con 88 escaños y con Vox tan cerca, es una lucha por la supervivencia, un movimiento en falso y se acaba el PP, tal como le ha sucedido a Ciudadanos.
 
Vox  tiene una posición extrema del patriotismo y se enmarca en la nación española como imperativo de su discurso ideológico. Pretende tener control absoluto de la educación y la salud, con el fin de anular las nacionalidades históricas y sus lenguas oficiales.
Así mismo, anular sus sistemas judiciales, suprimir las policías autonómicas, y limitar en lo posible la capacidad legislativa autonómica.
 Esto choca directamente con el PP. Existe una especie de mareo político dentro del PP, este se ha posicionado como centro derecha, se ve rodeado por posiciones extremas, que en nada ayudan al país.
 
Para el PP existe solo una cosa que hacer para recuperar la centro derecha y es acabar con Vox. Ya no es el Psoe su peor enemigo. Creo que en los siguientes meses veremos una serie de movimientos dirigidos a unirse a Vox o chocar directa o indirectamente con Vox.
 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *