Comunismo Marxista de derechas

comunismo

Pero acaso los marxistas no son de izquierda te preguntarás, la verdad es que si, pero, el marxismo ha evolucionado como todo en esta vida. Cuando hablamos de Marxistas lo primero que se viene a la cabeza es Marx, la revolución Rusa, Venezuela, etc. La cosa es que todo esto ha cambiado delante de nuestros ojos, el marxismo ha mutado y el mejor ejemplo es China.

China es comunista sin lugar dudas, pero desde hace un tiempo es comunista-capitalista, es decir, mantiene la mano de hierro con su gente,  pero es una sociedad de libre mercado.

Todo comenzó cuando las grandes corporaciones se dieron cuenta que podrían fabricar más barato y obtener grandes ganancias, si deslocalizaban sus empresas a un país donde la mano de obra fuese barata. China era ideal. La fuerza de trabajo casi no tiene derechos laborales, algo ideal para un capitalista de buena cepa,  y el gobierno Chino daba todo tipo de garantías.

Estados Unidos fue uno de los pioneros en entender esta oportunidad, y comenzó a deslocalizar sus grandes empresas fuera del país. En un país donde el dinero es lo primero, nadie puso mucho reparo en que se mantenía un bloqueo sobre Cuba por ser comunista. Bastó con no tocar el tema y silenciar a la prensa de hacer una pregunta incómoda sobre los dobles estándares .

El Nuevo Comunismo

China es una tiranía horrorosa, mucho peor que la Cubana, pero tiene algo que la hace muy atractiva; el dinero. Todos los medios de comunicación son regulados y no existe la libertad de expresión propiamente tal. La población es controlada muy de cerca por el estado y más te vale que sigas el cuento o las verás negras.  Mientras que en otros países existen movimientos obreros, huelgas , paros que buscan mejorar condiciones de trabajo, por ende, bajar las ganancias, en China tal cosa no pasa. Un chollo para las grandes corporaciones, un infierno para los trabajadores.

China ha implementado un sistema donde todos estos comportamientos se califican como positivos o negativos y se destilen en un solo número, de acuerdo con las reglas establecidas por el gobierno de China. Esto crea un puntaje a cada  ciudadano e indica si al gobierno si eres o no confiable.

Además, su calificación es pública en comparación con la de toda la población y se utiliza para determinar su elegibilidad para una hipoteca o un trabajo, dónde sus hijos pueden ir a la escuela. En pocas palabras, el ciudadano está completamente controlado por el estado. Un comportamiento que no sea el que el estado desea, convierte al ciudadano en un  paria.

La derecha y el comunismo

Todo progresismo es considerado por la derecha como marxista. Toda idea medianamente avanzada, toda idea de justicia social, toda idea de solidaridad entre los seres humanos es rápidamente acusada de ser marxista totalitarista, como si los socialistas no fueran enemigos del totalitarismo, particularmente la Social Democracia.  La socialdemocracia es una filosofía política social y económica que busca intervenir en la economía y en la sociedad obteniendo el poder mediante un proceso democrático, y representativo para promover la justicia social una mayor igualdad y una vida mejor para los más desprotegidos.

Todo esto no es válido para la derecha. La derecha de las libertades individuales, ha sido la que ha promovido la ley Mordaza, para justamente quitar libertades. La ley del trabajo que deja desprotegidos a los trabajadores, que pueden ser despedidos aún justificando sus ausencias por un médico, abarata el despido.

Existe un cierto paralelismo entre la derecha y el comunismo, ambos pretenden restar al ciudadano de derechos, someterles al yugo del capitalismo, al trabajo sin reglas. Son los nuevos marxistas de derechas, o derechistas marxistas, si gustas llamarles, todo se hace por el mercado, para el mercado, desde el mercado. Antes eran muy diferentes, hoy, se han aliado y su mejor defensor son aquellos que les votan, el pueblo llano.

En  España, la derecha seguirá utilizando el comunismo para crear miedo en la población, les sale muy a cuenta. Jamás les verás hablar de lo que pasa en China, ya que no les conviene, pero sueñan con implantar el mismo sistema aquí.

IberoMagazine

This article has 3 Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *