Los rojos derrotan a la derecha

los rojos

Seamos sinceros con nosotros mismos, la derecha ha fracasado, no ha podido detener al rojo de Sánchez. El pelucas lloraba de emoción, el triunfo ha sido por todo lo alto. Si no es capaz la derecha de hacer una autocrítica de su gestión en estos últimos años, jamás volverán a gobernar. Los rojos han logrado humillar a la derecha.

Ahora mismo la derecha está dividida en 3 bloques: PP, Vox y Ciudadanos. Salta a la vista que existe una competencia entre ellos con el fin de liderar la oposición. El problema principal es que el discurso de estos 3 bloques es demasiado similar. Todos sabemos que cuando bloques que dicen lo mismo compiten, la gente apoyará más a uno que a otro y al final se polariza esta actitud. Ciudadanos ha sido un buen ejemplo de esto, casi ha dejado de existir. Tal como están las cosas hay 3 bloques compitiendo, pero al final quedará uno, o uno y medio.

A nuestro entender Vox lleva la batuta de esta competencia. Vox es muy directo con lo que pretende, no así el PP o Ciudadanos. Para Vox la derecha debe acabar con el estado de las autonomías y centralizar el estado. Devolución inmediata al Estado de las competencias de Educación, Sanidad, Seguridad y Justicia, entre otras cosas. Al PP o Ciudadanos le tiemblan las piernas en decir tal cosa.

Esto es justamente lo que un votante de derecha desea, recentralizar el estado y acabar con esto de lenguas que no sea el Español. Acabar con la memoria histórica, supresión de las cuotas (por sexo o por cualquier otra causa) en las listas electorales.  Esto es lo que el votante de derecha mayoritariamente desea, sea bueno o malo para la nación, eso es otra historia. Hay que parar a los rojos a como de lugar.

La Unión de las 3 derechas

La unión hace la fuerza, eso es bien sabido por todos particularmente los rojos.  No es posible que Casado y Arrimadas continúen en su cargo luego de esta aplastante derrota. La realidad es que los rojos satánicos ateos han conseguido el gobierno y dentro de unas horas de seguro que comienza a escasear el papel higiénico.

El único que representa los valores de la derecha es Abascal. Abascal va directo al grano, se opone a la ley de género y le da lo mismo si la argumentación que usa hace aguas por todos lados, él se lo cree que es lo importante. Si los datos que da no son correctos, los datos son solo números y los números no tienen alma, él si, los rojos no tienen alma.

Abascal ha conseguido, a una parte importante de la derecha, unir una serie de conceptos, que la gran mayoría de la derecha da como ciertos, aunque la evidencia diga lo contrario. Abascal quiere acabar con la inmigración ilegal, aunque esto sea imposible, pero él está seguro que «si se puede» y la palabra» si» es lo que vale.

Casado y Arrimadas han fracasado del todo, creer en ellos es como creer en los platillos voladores, inútil. La derecha de corazón requiere de un personaje ganador, alguien que aglutine todas estas creencias que tienen, y las diga en público, aunque de vergüenza decirlas. Que más da si lo que se cree va contra el sentido común,  la palabra común viene de comunismo por lo tanto no vale y sentido depende del que siente.

Qué es lo que quiere la derecha.

Digámolos alto y claro, la derecha quiere privatizarlo todo. Da igual si es positivo o no para el país, quien se oponga está contra España. Franco fue bueno para España y aunque toda la evidencia diga lo contrario  y aún existan testigos vivos  de lo contrario, que más da, creer es gratis y el solo hecho de creer lo convierte en realidad. Si no se acaba con las autonomías, jamás podremos saber si era bueno o malo hacerlo. La derecha necesita a Abascal como líder y que los actuales se vayan. Basta ya de  derechitas cobardes,  es la hora de tener una derecha ganadora, que no dude de sus creencias aunque estas sean un peligro para el país.

IberoMagazine

This article has 2 Comments

  1. Yo creo que andan equivocados. La derecha no quiere que todo sea privado. De hecho, ninguna derecha en Europa puede pensar así, al contrario: todos se han dado cuenta del bien común que supone que determinadas áreas sean prioritariamente públicas (Sanidad, Educación…) por las ventajas que supone. De hecho, la Ley de Bases de la Seguridad Social es de 1963… como también son de la dictadura franquista la única limitación que existía al precio de los alquileres (mercado liberalizado por los gobiernos de Felipe González), la normativa por la que se indemnizaba el despido con los 45 días por año trabajado también es de la época de la dictadura (algo que los sindicatos olvidan constantemente… ¿por qué será?)

    En cuanto a las autonomías, la Constitución no marca las competencias que deben tener. Es más, la sensación es que la constitución intenta ser flexible, pues lo que se pretende es un acercamiento al ciudadano de la Administración, pero se ha interpretado como un sistema de diferenciaciones por autonomías. A eso hay que añadir que el futuro de la UE tiene que ir por el camino de la federación de estados, lo que implica un trasvase de competencias al estado federal europeo, por lo que podríamos encontrarnos que los estados quedan vacíos de contenido. Por lógica, el reparto de competencias entre regiones, estado y federación debe ser coherente y lo más homogénea posible, lo que en España implica la lógica recuperación de competencias por parte del Estado.

    Somos de derechas, pero no tontos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *