El pin parental y la lucha por liderar la derecha

veto parental

El pin parental ha desatado una lucha ardiente entre la derecha y el gobierno de coalición. Las palabras de la ministra indicando que los hijos no pertenecen a los padres ha sido una bomba. Si Vox pretende salir en todos los medios de comunicación, debemos felicitarles, ha sido todo un éxito, no se habla de otra cosa en los medios. El tema en si es burdo, ya que las comunidades autónomas establecen que las actividades complementarias son obligatorias para todos los alumnos y evaluables, por tanto los padres no pueden negarse a que sus hijos reciban este tipo de formación. Entonces cuál es el tema?

El tema a nuestro entender lo podemos definir en dos parte; una es la lucha por el liderazgo de la derecha y la otra estar siempre en las redes sociales. En las redes sociales casi no existe control, por lo que se publican todo tipo de bulos, teorías conspiratorias y en algunos casos, aunque escasos, la verdad. La cosa es que por las redes sociales hay mucha gente que se cree este tipo de bulos y producto de ello modifican su voto dado el momento.

Los argumentos que hadado el partido de Abascal para esta iniciativa son absurdos, ninguno de los ejemplos que dan se producen en España. Estoy seguro de que deben de partir de la risa entre bambalinas. Vox dice lo que quiere, sea bueno o malo, y le da lo mismo si después se demuestra falso. Detrás de Vox hay una peña comprometida con el partido y sus ideales. La peña no tiene otro interés que no sea vivir de su propio discurso y les da igual las pruebas que se presenten contra su discurso.

El liderazgo de la derecha

SI no fuera porque Ciudadanos se derrumbó en las últimas elecciones, Casado ya sería historia en el PP. Si la parte moderada del PP se fuera a Ciudadanos, el PP desaparecería inmediatamente. El problema del PP es que mucha gente de su partido tiene las mismas ideas que los de Vox. Buen ejemplo de esto es el pin parental, Casado se ha puesto de parte de la iniciativa y otra parte del partido no. Esto es todo un triunfo para Vox. Si en algún momento se desata el pánico en el PP, por muy corto que sea se acaba el partido.

Todo lo que tiene que hacer Vox es llevar iniciativas al Congreso, iniciativas que dividan al PP entre extremistas y moderados, el pin parental es un muy buen ejemplo, pero hay otros muchos temas que producen este efecto. Casado demuestra una falta de liderazgo en su partido al abrazar este tipo de ideas de Vox, pero por otro lado de no hacerlo podría ser peor.

Esto sucede porque Vox proviene del PP. Muchas de las ideas de Vox están enraizadas en los votantes de derechas, ideas como acabar con las comunidades autónomas, centralizar el estado, acabar con los idiomas regionales,  anti inmigración y contra el colectivo LGTBI, privatización de los servicios públicos, ilegalización de partidos como el comunista o los independentistas, por decir algunos. Todos esas ideas políticas son compartidas por muchos en el PP, pero estas mismas ideas son a la vez reaccionarias y nos devolverían a principios del siglo pasado.

Un juego de Ajedrez

El pin parental es una movida de tablero,  el juego no es para acabar con el gobierno de coalición sino con el PP. Esta movida ha sido un jaque a Casado y de seguro pronto habrá otro, y otro. Da la impresión que solo hay un jugador atacando, que es Abascal, y que el otro jugador, Casado,  solo se defiende, que no sabe como atacar y menos defender su posición.

Desde mi punto de vista Casado debe marcharse antes de que no quede nada. Si no despierta el PP será demasiado tarde. Yo traería a Soraya Sáenz de Santamaría,  la encuentro mucho más inteligente que Casado. Seguro que se rodearía de buenos consejeros, no como los que tiene ahora Casado, que cuando abren la boca envenenan el aire.

Todo lo que tiene que hacer Casado para ganar esta partida es calificar a Vox en público por lo que es; extrema derecha. La reacción será que su partido será más pequeño, pero sobrevivirá a la partida y en el largo plazo ganará la guerra a Vox. La extrema derecha tiene  un lado muy flaco, que es el sentido común.

IberoMagazine

This article has 1 Comment

  1. Que la extrema derecha tiene un lado muy flaco en el sentido común es algo en lo que estoy de acuerdo con usted. Pero su artículo tiene un flanco muy débil al calificar a Vox de extrema derecha, desde ahí todo lo demás hace aguas. Lo único que demuestra es que la propaganda ha hecho en usted una presa difícil de soltar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *