Por qué los pobres votan a la izquierda

asalariados

Los pobres, es decir, los asalariados, los trabajadores, la gente común que se levanta cada mañana y va a su trabajo por un salario y deciden las políticas de un país a través de su voto, no siempre escogen al gobierno más adecuado para el trabajo. Esto se debe a que toda idea medianamente avanzada, toda idea de justicia social, toda idea de solidaridad entre los seres humanos es rápidamente acusada de ser marxista totalitarista por la derecha, por otro lado, la izquierda tiene tantas dificultades creyendo en sus propia recetas que en muchas ocasiones se parece más a la derecha que así misma.

Los pobres

Han sido instruidos a temer a la izquierda, la historia está llena de revoluciones que terminaron en dictaduras. La izquierda siempre está desunida, demasiados jefes y muy pocos indios.

La unida es muy difícil, más aún si no se está seguro de sus propias recetas. No obstante, la gente tiene esperanza de un mundo mejor y cree que a través de ellos se puede lograr. Muchos de los grandes cambios que han mejorado la vida de la gente provienen justamente de la izquierda.

En un mundo donde solo unos pocos consiguen llegar a lugares privilegiados, el pueblo empuja fuerte hacia arriba para conseguir también llegar. Gracias a la ayuda del estado es que muchos consiguen un mejor vivir para sus familias y futuro para sus hijos.

Salta a la vista que estas ideas de igualdad para todos son buenas y deben ser cuidadas.   La educación, la medicina, derechos laborales,  pensiones, controles a las grandes fortunas y el pago de impuestos justos han demostrado ser un buen camino y que funcionan muy bien. Por este motivo la gente vota a la izquierda. 

Trabajar más y ganar menos es la solución a las crisis económicas por parte de  la derecha. Esto hace lógicamente que la gente se pregunte para quién trabaja el gobierno. La crisis del 2008 fue producida por un sistema bancario sin controles, desbocado y por políticos sin escrúpulos de ambos lados del espectro. La solución fue llenar de dinero  público a los bancos, que jamás recuperaremos, y la clase trabajadora pagó la factura. Como corresponde el gobierno de derechas, este protegió a los suyos, las clases adineradas y dejó completamente desprotegido a los trabajadores.

El capitalismo solo vela por el dinero

Mucha gente descubrió, con la crisis del 2008, que esto no podía seguir así y salió a la calle a protestar el 15 mayo del 2011. Este movimiento acaba de llegar al gobierno, por la izquierda, ya que la derecha está muy de acuerdo con el sistema tal cual está hoy y no desea modificarlo. Por lo tanto la izquierda representa hoy por hoy el cambio, la esperanza de un futuro mejor. La derecha al verse acorralada por la corrupción ha endurecido su discurso nacionalista y económico, con la esperanza de producir miedo en la población para sí ganar el afecto de los pobres. Este gobierno tiene en sus manos el futuro de la izquierda, de hacer una buena gestión y mejorar la vida de los ciudadanos, la derecha no tendrá oportunidad alguna de volver pronto a gobernar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *