El Ingreso mínimo vital

Ingreso minimo vital

¿Qué pasaría si el estado cubriera tu costo de vida, aún irías a trabajar? ¿Volverías a la escuela?  ¿Qué harías? Imagínate que el estado te diera cada mes 800 euros .

El ingreso mínimo vital es nada menos que la política social más ambiciosa de nuestros tiempos. Cada vez más países lo consideran  como una alternativa al bienestar ¿Cómo funcionaría y cuáles son los argumentos clave a favor y en contra?  ¿Qué es o debería ser el ingreso básico universal?. Algunos quieren usarlo para eliminar las ayudas y la burocracia del estado. Su uso  produciría un gran alivio al estado al prescindir de una compleja red de funcionarios que tienen un costo altísimo, así mismo, sería una muy buena medida para acabar con la pobreza y la desigualdad en nuestra sociedad.

Sería una forma de transferir la riqueza de una sociedad mientras se mantiene intacto el mercado libre. Pero si entregamos dinero gratis, ¿la gente lo gastará en alcohol y dejará de trabajar?

En un estudio de 2013 del Banco Mundial se examinó específicamente si las personas pobres desperdician sus dádivas en tabaco y alcohol si lo reciben en forma de efectivo. La respuesta clara, no, no lo hacen. El opuesto es verdad.
Otros estudios han demostrado que cuanto más rico eres, más drogas y alcohol consumes
La persona pobre perezosa y borracha es un estereotipo más que una realidad

¿Qué pasa con la pereza?

Las pruebas de ingreso básico universal realizadas en Canadá en la década de 1970 mostraron que el 1% de los beneficiarios dejó de trabajar, principalmente para cuidar a sus hijos En promedio, las personas redujeron sus horas de trabajo en menos del 10%
El tiempo extra se usó para lograr objetivos como volver a la escuela o buscar mejores trabajos.Pero si la pereza y las drogas no son un gran problema, ¿por qué nuestro actual estado de bienestar no resuelve la pobreza?
Los programas de bienestar o desempleo a menudo vienen con muchas condiciones. Como participar en cursos, o aceptar cualquier tipo de oferta de trabajo, no importa si encaja bien o si paga bien.
Además de la pérdida de libertad personal, estas condiciones son a menudo una gran pérdida de tiempo y solo sirven para hacer las estadísticas de desempleo.

A menudo, su tiempo se gastaría mucho mejor buscando el trabajo adecuado, educación continua o iniciar un negocio.
Otro efecto secundario no deseado de muchos programas de asistencia social es que atrapan a las personas en la pobreza y promueven el comportamiento pasivo.

¿Cómo financiar el ingreso mínimo vital?

La forma más fácil de financiarlo es poner fin a todo el bienestar y utilizar los fondos gratuitos para financiarlo.
Esto no solo haría desaparecer a varias agencias gubernamentales, lo que en sí mismo ahorra dinero, sino que también eliminaría mucha burocracia.  ¿todo esto bastaría para financiarlo?, en muchos casos no, ya que sería necesario disponer de más dinero. Nuevos impuestos tal vez sean necesarios y es en este punto donde la cosa no es viable para una parte de la sociedad.

Los grandes negocios, corporaciones y las clases altas no verían esto con buenos ojos. Más aún si esto pudiera significar más impuestos que bajaran las utilidades. Estas personas tiene mucha influencia en la sociedad y partidos políticos que se opondrán a tal medida de forma frontal.

Lo primero que se dirá en su contra será que aumentará la inflación, pero esto no es así ya que no se está creando más dinero sino utilizando el dinero actual pero repartido de otra forma.

Seamos honestos, mejorar a los ciudadanos pobres podría ser una táctica económica inteligente. Si dejamos de lado el obstáculo financiero, esta idea desafía fundamentalmente cómo se construye nuestra sociedad. Al ganar dinero, gana la posibilidad de participar en la sociedad, esto determina su estado y opciones, pero también obliga a muchas personas a pasar gran parte de su tiempo en cosas que no les importan.

¿El ingreso mínimo vital es una buena idea?

La respuesta sincera es que todavía no lo sabemos.
Es necesario que se investigue mucho más y que se realicen más pruebas. Tenemos que pensar qué tipo queremos y qué estamos dispuestos a renunciar para pagarlo.
El potencial es enorme. Podría ser el modelo más prometedor para eliminar de manera sostenible la pobreza.
Podría reducir seriamente la cantidad de desesperación en el mundo y hacernos mucho menos estresados. No olvidemos que en un futuro no muy lejano la robotización dejará a mucha gente sin empleo.

También en el caso de una gran pandemia que destruyera empleos, industria y la economía, serviría como colchón económico, sería un rescate al ciudadano. Sin el ciudadano ninguna empresa, economía o gobierno puede sobrevivir.

IberoMagazine

This article has 2 Comments

  1. Utopia, vulgar utopia, hasta los más viejos del lugar saben que para que se tire del carro hay que incentivar, sino el carro no funciona. A eso, del IMV (Ingreso Mínimo Vital) se vle llama de otra manera, socializar la pobreza. Esto lo puedo decir porque me he arruinado tres veces y las tres veces me he lavantado y seguido adelante, Nunca he recibido subvenciones, ni he pagado comisiones (mordidas) para lograr contratos, ni publicos ni privados, he podido ver como se me ha robado mi propiedad intelectual, por alguien al que su intelecto no le daba para más, y no por ello quiero que el estado me garantice un mímino vital, ¿quien me lo va a pagar? ¿Tú? En nuestra democracia, el estado ya te sostiene durante dos años para que puedas encontrar empleo, si por desgracia lo has perdido, o bien puedes capitalizar dichos dos años y arriesgarte creando tu propia empresa y dando trabajo a otros y eso querido amigo es infinitamente mejor que socializar la pobreza. Si como dices en Canada tuvo tanto éxito allá por los 70 del siglo pasado, contesta ¿Como es que no han seguido con ello? Saludos.

  2. Como es que no han seguido con ello?, simple, siempre hay políticos conservadores que intentan destruir todo lo que es bueno para el pueblo, pero cuando se trata de ayudar a los ricos siempre les encuentran apoyándoles

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *