Las pandemias que están por venir

Es impresionante como ha cambiado el mundo en tan corto tiempo. Ha tomado solo unas semanas, y tal como nos indican las cosas ya no volverán a ser lo mismo. Le llaman la nueva realidad. Nadie parece saber qué hacer excepto por los grupos de ideas extremas y menos mal que no le seguimos el cuento.

¿Cómo es que hemos llegado a esto? la respuesta es muy simple, pero nadie la quiere escuchar, ya que no es conveniente  a nuestros intereses inmediatos. Hemos llegado a este problema torturando animales. Torturando animales es lo que nos metió en este lío, que es la lección  seguimos negando a aprender.

Este tipo de pandemias, como el COVID 19, son zoonóticas, lo que significa que comienzan en animales y saltan a los humanos. El SIDA  vino de primates, hicieron lo que no deberían haber estado haciendo con un mono. La enfermedad de  las vacas locas se produjo gracias a que el ganado comía  ganado, es decir darle carne a un vegetariano. Hace solo dos semanas una fatal cepa de gripe aviar se confirmó en un bandada de pavos comerciales en los estados Unidos.

El valor de los animales para el capital

El problema es que los humanos han victimizado a los animales hasta tal punto, que ni siquiera son considerados víctimas.  No son nada, No cuentan, no importan, son productos como televisores y teléfonos celulares. De hecho, hemos convertido a los animales en objetos inanimados: sándwiches y zapatos. Es el mayor truco de magia jamás realizado. Estas pandemias son el efecto colateral de este sistema.

El problema no es como hacen las cosas en China, sino como se hacen las cosas en el mundo. No es que no estubieramos avisados, estabamos. Todos sabemos que los animales que comemos vienen con  antibióticos, y ya nos dicen que esto nos va a pasar una factura enorme. Los bichos se hacen resistentes gracias a que nosotros seguimos dándole antibióticos a los animales, consiguiendo una mayor productividad.

Lo  que terminará pasando es que una extracción de un diente podrá significar la muerte de la persona si el antibiótico deja de hacer el efecto deseado. Se está derrumbando un mundo obsoleto que pone el dinero por delante de las personas y las abstracciones por delante de la vida.

Buen ejemplo de este viejo sistema son las protestas de las clases adineradas en barrio de Salamanca en Madrid, que bajo la palabra «libertad», han salido a la calle a protestar saltándose todas las normas y poniéndose en peligro ellos y a otras personas.¿ De que les sirve la libertad si están muertos?. ·Estas pandemias son el efecto colateral de este sistema.

Estamos avisados

Todo progresismo es considerado por el capitalismo como marxista. Toda idea medianamente avanzada, toda idea de justicia social, toda idea de solidaridad entre los seres humanos es rápidamente acusada de ser marxista totalitarista, ha de ser el mercado quien lo regule, porque el mercado les conviene a ellos no a nosotros.

Si no ponemos atajo a estas prácticas, seremos víctimas del sistema que pone al capital delante de la persona, de hecho ya lo somos, al igual que los animales a los cuales maltratamos cada día. Al final encerramos y torturamos a los animales y gracias esto hemos terminado encerrados nosotros.

Ahora también nos han avisado que no podemos seguir destruyendo el medio ambiente, pero seguimos. Claro está que esto  ya nos trae una serie de problema que cuentan vidas, pero todo esto no es comparable a lo que va a pasar cuando la naturaleza cambie.

Este tipo de pandemias nos han dado una pequeña demostración de lo que viene por delante si no cambiamos.

Iberomagazine

enfermades del mundo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *