Chile: Una revolución que vota contra la revolución

Nos hemos quedado de una pieza al ver los resultados de las elecciones presidenciales en Chile. Nadie esperaba que José Antonio Kast las ganara. Kast quien representa a la derecha conservadora chilena con una sonrisa de lado a lado celebraba el resultado. José Antonio Kast es hijo de un oficial alemán que sirvió en el ejército de Adolf Hitler y defensor durante mucho tiempo del fallecido dictador chileno Augusto Pinochet. Un Trump de los Andes, Kast quiere cavar una zanja en el desierto para detener a los migrantes y ser duro con el crimen. Llegó primero con el 28 por ciento de los votos y se enfrentará a Gabriel Boric, un millennial barbudo y ex estudiante activista que obtuvo 2 puntos porcentuales menos.

Todo esto no sería una noticia si no fuera porque en octubre del 2020  el país entero vivió las protestas contra el sistema neoliberal más grandes de su historia. Producto de estas protestas se hizo un referendum para crear una nueva constitución, de esta forma , acabar con la constitución del dictador Pinochet que promovía el sistema neoliberal.

“Si Chile fue la cuna del neoliberalismo, también será su tumba”
Gabriel Boric
Candidato a la presidencia

Las elecciones de noviembre era el escenario perfecto para darle el cambio que la gente pedía, acabar con el neoliberalismo y abrazar la social democracia. La sorpresa fue inmensa, ganó el candidato que no solo quiere dejarlo todo igual sino profundizar el neoliberalismo. Pedazo de contradicción !!!

Dado el limitado margen que existe para asegurar la victoria en la segunda vuelta, en un país donde rige el voto voluntario, una primera pregunta es si Kast o Boric podrán atraer votantes que no acudieron a las urnas y que no han participado en ninguna votación.

Es evidente que el bajo nivel de votación obtenido por los candidatos Kast y Boric en las elecciones del pasado domingo 21 plantea grandes desafíos, algunos de los cuales van más allá de la segunda vuelta. En el plazo inmediato, ambos deberán conquistar al votante medio. Asimismo, cualquiera de los dos candidatos requerirá mayoría y logrará mantenerla una vez en el gobierno.

Quien resulte elegido tendrá que enfrentarse a un Congreso Nacional adverso, que lo obligará a establecer nuevos canales de negociación con partidos y bloques alejados de la coalición gobernante. Finalmente, el principal desafío será asegurar el éxito del proceso constituyente, manteniendo la autonomía de la Convención Constitucional. Es aquí donde se nota la gran diferencia entre Kast y Boric, ya que si prevalece el primero hay más riesgos de que se genere un conflicto entre poderes del Estado, o que se intente evitar la aprobación de la Nueva Constitución.

Cómo ganó Kast

Hemos intentado entender cómo esto ha sido posible y los resultados han sido estos:

1..- Existe una gran inseguridad nacional producto de la delincuencia, al cual Kast ha prometido mano dura.

2.- La inmigración en Chile  está en niveles históricos producto de la inestabilidad de América Latina.

3.- El conflicto con los pueblos originarios es cada vez más complejo y enquistado.

4.- El miedo al comunismo, aunque irreal, le ha funcionado de maravilla a Kast

5.- Chile es una sociedad muy conservadora y católica.

6.- No votaron más del 50% del electorado, entendemos que si van a votar perderá Kast