Y la gente votó contra sus intereses en democracia

Estamos acostumbrados a pensar muy bien en la democracia y, por extensión, en la antigua Atenas, la civilización que la originó. El Partenón es casi en sinónimo de valores democráticos, razón por la cual a tantos líderes de las democracias les gusta fotografiarse entre sus ruinas.

El  filosofo griego, Sócrates, retratado como enormemente pesimista sobre todo el asunto de la democracia. En el Libro Seis de La República, Platón describe a Sócrates entablando una conversación con un personaje llamado Adimantus y  haciéndole ver los defectos de la democracia comparando una sociedad con un barco. Si te embarcaras en un viaje por mar, pregunta Sócrates, ¿quién te gustaría idealmente que decidiera quién estaba a cargo del barco? ¿Cualquier persona o personas educadas en las reglas y exigencias de la navegación? Esto último por supuesto, dice Adimanto, así que ¿por qué entonces, responde Sócrates, seguimos pensando que cualquier anciano debería ser apto para juzgar quién debería ser el gobernante de un país?

El punto de Sócrates es que votar en una elección es una habilidad, no una intuición aleatoria. Y como cualquier habilidad, debe enseñarse sistemáticamente a las personas. Dejar votar a los ciudadanos sin educación es tan irresponsable como ponerlos al mando de un trirreme que navega hacia Samos en medio de una tormenta.

Como es lógico sócrates no llego a conocer los actuales medios de comunicación, de haberlo hecho sin duda los hubiera mencionado como un peligro aun mayor contra la democracia.

Las Elecciones de Castilla y León.

Sócrates iba a tener una experiencia catastrófica de primera mano de la necedad de los votantes. En el 399 a. C., el filósofo fue llevado a juicio por cargos falsos de corromper a la juventud de Atenas. Un jurado de 500 atenienses  decidió por un estrecho margen que el filósofo era culpable. Fue ejecutado por la cicuta en un proceso que es, para la gente pensante, tan trágico como fue  la condena de Jesús para los cristianos.

Esto es justamente lo que creemos ha sucedido en Castilla y León, la gente votó al partido  que lleva 35 años gobernado y está acusado de presunta posible financiación ilegal, que como todos sabemos no es un tema  que se repite bastante a menudo con este partido, no digo que deberían haber votado al Psoe, sino a un partido que no tuviera casos de corrupción en los juzgados, que los hay.

Sin duda los medios de comunicación afines al  partido  jugaron un papel importante al pasar  del tema de los juzgados y  la gestión de estos 35 años. Solo flores para el actual gobernante y la amenza comunista a la comunidad que no puede faltar y les da tan buen resultado.

Deberíamos ser educado en pensar que toda corrupción es mala independiente del color político, y que jamás se debería apoyar a partidos que tengan casos de corrupción. Esto sin duda sería un gran avance para la democracia, ya que los partidos estarían siempre atentos a perseguir la corrupción interna, en vez de taparla como hacen ahora.

IberoMagazine

corrupción